Beneficios del cloud: cómo el uso de servicios en la nube aumenta la eficiencia

Escrito por: media el 15/10/15 9:00

Como ha ocurrido con la propia Red, la nube inició su andadura como una tecnología con usos limitados –fundamentalmente de almacenamiento– para ir volviéndose cada vez más versátil y ampliar su adopción por parte de empresas y particulares hasta su actual ubicuidad.

Se estima que, actualmente, la nube aloja en todo el mundo 1 exabyte de datos: nada menos que 1.000 millones de gigabytes –o, traducido a una escala más inteligible, el contenido de todos los libros escritos a lo largo de la historia… ¡reproducido 20 veces!

Con todo, esta tecnología se enfrenta todavía algunos retos. El principal es el de la confianza, ya que muchos usuarios potenciales, tanto empresas como particulares, son reacios a destinar información sensible o confidencial al cloud­. Sin embargo existen motivos sobrados para recomendarles que se den un paseo por la nube.

Este post también está disponible en inglés.

En el caso de las empresas, a continuación apuntaremos tres beneficios claves a la hora de apostar por esta revolucionaria tecnología: escalabilidad, menores costes y descentralización.


Escalabilidad

Los servicios en la nube ­–que son aquellos que ofrecen recursos informáticos alojados en centros de datos de terceros– han favorecido desde el principio los modelos de pago por uso, abandonando el anterior paradigma, que consistía en contratar una solución de almacenamiento o un software de ofimática o gestión pagando caras licencias de uso.

La escalabilidad de los servicios en el cloud deriva en un ahorro de costes, pero su aspecto más disruptivo es seguramente el poder ofrecer a pequeñas y medianas empresas un nuevo mundo de posibilidades, hasta ahora sólo al alcance de grandes compañías con grandes presupuestos y grandes equipos de IT: descentralizar sus sistemas de almacenamiento, agilizar su gestión financiera, digitalizar la tramitación de contratos, etcétera.

Ese acceso de las pymes1 a servicios hasta ahora inimaginables por caros o complejos puede contribuir a que ganen en tamaño, y resultar finalmente una palanca de cambio en términos de competitividad. Además, también las volverá más receptivas a los procesos de ensayo/error, ya que intentar adoptar una solución en la nube no resulta ni caro ni imposible de compaginar con su actividad corriente.

Los resultados de “pasarse a la nube” son positivos en la mayoría de los casos. Tal y como acredita una encuesta a cargo de la consultora estadounidense NSK Inc.2: el 82% de las empresas afirma haber ahorrado dinero moviéndose a la nube y el 80% haber experimentado mejoras operativas durante los seis primeros meses desde su adopción.
 

Porcentaje de empresas europeas que utilizan servicios de cloud computing (2014)3

cloudcomptuing.png


Menores costes

Aunque esta ventaja sí se menciona con asiduidad, el ahorro que supone utilizar servicios en la nube se suele relacionar con la inexistencia de las costosas licencias que caracterizan a la mayoría de soluciones offline. Pero el ahorro que permiten va en realidad mucho más allá:

  • Ahorro en infraestructura: porque un servicio de alojamiento en la nube no requiere ningún hardware ni un espacio físico en el que colocarlo, y tiene además un coste de mantenimiento próximo a cero.
  • Menor coste de adopción en términos de formación: la mayoría de servicios en la nube emplea interfaces intuitivas y multiplataforma, muy parecidas a las de las aplicaciones de nuestros móviles o a nuestras cuentas de correo. Por tanto. fácil de usar.
  • Ahorro en seguridad: pese a que algunos vean en este aspecto su talón de Aquiles, lo cierto es que volver seguro un servidor local mediante sistemas de alimentación ininterrumpida (SAIs), copias de seguridad o a través de firewalls es mucho más caro que optar por una solución de garantías en la nube, que tiene detrás un equipo y unas capacidades de seguridad muy superiores a las de cualquier pyme.


Descentralización

La ubicuidad de la nube abre a cualquier empresa un amplísimo banco de pruebas para poner en práctica fórmulas de teletrabajo, de colaboración mejorada, de globalización de equipos o de deslocalización del trabajo, para realizarlo lo más cerca posible del cliente.

En este sentido, los usuarios de Signaturit pueden pedir a un cliente o proveedor que firme un contrato o comprobar su registro de firmas en cualquier momento, desde casa o desde la oficina, y desde cualquier dispositivo: móvil, tableta o portátil. Y, gracias a Signaturit, quienes tengan que firmar no necesitan imprimir ni escanear los documentos firmados, ni tampoco desplazarse para realizar la firma.

Te invitamos a probar Signaturit de forma gratuita durante 14 días. Comprueba tú mismo los beneficios de nuestra solución de firma electrónica. Fácil, rápida y segura. Haz click aquí.

Este post también está disponible en inglés.


New Call-to-action



1. En España, las pymes representan más del 90% del parque empresarial.
2. NSCink
3. Eurostat

Etiquetas: Transformación Digital

Subscríbete al blog

Últimos posts