¿Qué es la red 5G?

Escrito por: media el 8/11/16 9:00

ES_B_5G percepcion de capacidad infinita.jpg

En este post vamos a tratar de explicar por qué el 5G está llamado a revolucionar las comunicaciones vía móvil. No en vano, Rahim Tafazolli, director del Centro de Innovación 5G de la Universidad de Surrey, ya se ha referido a esta tecnología como la que conseguirá que los usuarios "perciban una capacidad infinita" en sus dispositivos: una de las últimas metas por alcanzar por unos smartphones que todavía hoy nos frustran por no funcionar a la velocidad suficiente.

Este post también está disponible en inglés.

La tecnología móvil avanza a tanta velocidad que las empresas y consumidores a veces carecen del contexto o hasta del tiempo suficiente para entender en qué medida los nuevos avances pueden llegar a transformar sus vidas.

La red que daba acceso a los datos en los teléfonos inalámbricos pasó del 1G a principios de los 90, al 2G cuando surgieron los SMS, luego al 3G, que además de enviar mensajes y realizar llamadas, permitía navegar por internet, y por último al 4G, que continuó con las funciones del 3G pero a más velocidad.

Esta evolución ha representado un cambio paulatino y natural para los usuarios, siendo el aumento en la velocidad de carga de datos con el 4G lo más destacable. Sin embargo, cabe esperar un cambio cualitativo importante cuando se generalice la 
red 5G en 2020.


Los principales rasgos tecnológicos del 5G

Con la llegada de la red 5G aumentará la velocidad de transferencia de datos de nuestros teléfonos inteligentes respecto a la red 4G - navegaremos a más de 10 Gbps por segundo - pero otra de sus innovaciones tecnológicas es menos conocida y sin embargo igual o más importante: su menor latencia respecto al estándar anterior.

De forma resumida, la latencia se define como el tiempo que tardan dos dispositivos en responderse cuando uno le solicita al otro acceso o la lectura o escritura de datos. Su reducción deriva por lo tanto en una mayor velocidad, pero también en la capacidad de conectar más dispositivos a la vez.


Con el 4G la latencia habitual son 50 milisegundos. 
Con el 5G esa cifra va a bajar hasta 1 milisegundo.


Esa sutil y sin embargo sustancial diferencia tecnológica hará que el 5G sea alrededor de 100 veces más rápido que el 4G, pero también que amplíe a 100 el número de dispositivos que pueden estar conectados al mismo tiempo por metro cuadrado.

Además de esa mayor latencia y velocidad, otro rasgos tecnológico crucial del 5G será su capacidad de priorizar unas conexiones sobre otras, de modo que las operadoras podrán ofrecer una mejor conexión a determinados individuos o empresas que accedan a una misma red.


Del 1G al 5G.png

Las consecuencias del despliegue de la red 5G

De todas estas innovaciones tecnológicas del 5G respecto al estándar previo se derivarán varias consecuencias prácticas que afectarán a miles de millones de usuarios, puesto que se prevé que en 2020 la cifra de personas con smartphones superará la barrera de los 5.600 millones.

Sin embargo, no todos ellos se beneficiarán de igual modo de la mayor velocidad de la red 5G, básicamente por la reticencia a pagar mayores tarifas. En cualquier caso, el despliegue de esta nueva red llevará la descarga y visualización de vídeos online a un nuevo nivel, culminando la generalización del formato audiovisual en la Red por encima del todavía omnipresente texto.

Por su parte, la mayor latencia, y, por extensión, la capacidad de conectar todavía más dispositivos sin saturar las redes, ampliará exponencialmente el denominado Internet de las Cosas, como Samsung tuvo ocasión de demostrar en el pasado Mobile World Congress desplegando una red 5G que conectó a varios vehículos a velocidades de hasta 7.5 Gbps.

Es además muy posible que todos nuestros coches, nuestros electrodomésticos y hasta la ropa que llevamos puesta acabe conectada a la red de alguna manera, y que las propias empresas lleven la interconexión de máquinas y personas a unos niveles que consoliden y amplíen el alcance de la todavía incipiente industria 4.0.

En cambio, cabe esperar un recorrido más incierto y seguramente no exento de polémica a la capacidad de las operadoras de priorizar el acceso a las redes a determinados usuarios sobre el resto. El acceso premium parece legítimo, y hasta justificado para los usos de la red relacionados con el servicio público o la seguridad, pero también ofrece a las telecos una tecnología con la que convertir a la actual neutralidad de Internet en una cosa del pasado.

En este sentido, resulta crucial que las administraciones y los entes reguladores anticipen esos usos ilícitos del 5G, y que les pongan coto con regulaciones pensadas por y para el bien común.

Este post también está disponible en inglés.

New Call-to-action


POSTS RELACIONADOS


Etiquetas: Transformación Digital

Subscríbete al blog

Últimos posts