Las 10 tendencias del sector asegurador en 2017 (2ª parte)

Posted by media on 23/02/17 9:00

ES_B2_10 tendencias sector seguros 2017.png

Este martes pasado iniciamos el repaso de las diez tendencias que más cambios van a provocar en el sector asegurador en 2017, según Capgemini. Si entonces hablamos del impacto que la inteligencia artificial, la economía colaborativa o la tecnología móvil van a tener este año en la suscripción de todo tipo de pólizas, en la realización de reclamaciones, en el pase de partes y en un largo etcétera, hoy nos centraremos en otros cinco ámbitos que también están incluidos en la lista de tendencias de la industria de los seguros elaborada por la consultora.

¿Qué es lo que está causando mayor disrupción en el sector asegurador a nivel global? 5 tendencias más que están cambiando el mundo de los seguros.

Este post también está disponible en inglés.


Tendencias que están transformando el sector seguros


Tendencia 6

Uso de analíticas para mejorar la rentabilidad y la experiencia del cliente

El análisis de datos es una fuente valiosísima de inteligencia de mercado en base a la cual adoptar decisiones. Conscientes de la ventaja competitiva que supone cruzar y analizar los datos de sus amplias bases de clientes, en el caso de las aseguradoras estos análisis permite mejorar la gestión de riesgos y obtener mayores rentabilidades.

En 2017 cabe esperar que el sector ponga el análisis de datos al servicio de la identificación de nuevos factores de detección de riesgos, el análisis de la pérdida de clientes o la detección de fraudes en las reclamaciones. Su uso cada vez más intensivo reducirá los ciclos de contratación y reclamación, permitiendo por ejemplo el cálculo de precios en tiempo real o alcanzar acuerdos sobre reclamaciones prácticamente en el acto. También conducirá a una mayor rentabilidad, al permitir una mejor selección y mitigación de riesgos.

Y, por último, y no por ello menos importante, ofrecerá a las compañías del sector un mayor nivel de conocimiento de las preferencias de sus clientes, lo que les permitirá ofrecer experiencias de contratación y de customer support perfectamente adaptadas a las necesidades de cada cliente y de acuerdo con los nuevos estándares digitales de experiencia de usuario.


Tendencia 7
Mayor uso del Internet de las Cosas (IoT)

Los seguros del hogar y de accidentes han sido los primeros en beneficiarse del Internet de las Cosas, pero su uso se generalizará en 2017 en todo tipo de pólizas. Si en el caso de los primeros las denominadas smart homes han jugado un papel clave en su adopción, en otros ámbitos serán los wearables, los sensores o los drones los dispositivos que se utilizarán para recopilar datos, que a su vez servirán para detectar y calibrar riesgos y para reducir y agilizar reclamaciones.

A título de ejemplo, compañías como USAA, American Family, State Farm, Liberty Mutual o Aviva ya animan a sus clientes a instalar sensores a sus clientes. Un reto asociado a la proliferación de este tipo de dispositivos consistirá tanto en integrar las distintas fuentes de datos y como en saber gestionar, analizar y extraer conocimiento de todos los grandes volúmenes de información recogidos.


Tendencia 8
Aumento del uso de servicios de valor añadido

Estamos en un momento en el que el giro fundamental de cualquier empresa ha sido (o debería ser) pasar estar centrada en su producto o servicio a estar centrada en sus clientes.

Las compañías de seguros no son una excepción, y en este momento están poniendo a sus asegurados en el centro de su toma de decisiones, ya que éstos tienen cada vez expectativas más sofisticadas respecto a cómo debe ser la relación con su compañía de seguros, en base a su experiencia interactuando con empresas de otros sectores. En este sentido, la proliferación de los smartphones juntamente con el análisis de datos ofrecen a las aseguradoras una gran oportunidad para aportar a sus clientes servicios de valor añadido que fomenten y consoliden su fidelidad.

A modo de ejemplo, cada vez son más frecuentes las apps para la gestión de la salud, las que incentivan el acceso a las prestaciones gratuitas de las pólizas, las que permiten llevar a cabo tele-consultas o las que ofrecen información en tiempo real obtenida a partir de sensores instalados en casas y coches inteligentes. Además, estos servicios no sólo fidelizan al cliente –al favorecer una relación más profunda y frecuente con su compañía de seguros–, sino que suponen a menudo una contribución positiva a la mitigación de riesgos.


Tendencia 9
El blockchain al servicio de las operaciones

En 2017, procesos de negocio como la gestión de pólizas o de reclamaciones van a tomar prestados elementos de la tecnología blockchain –una revolucionaria forma de enviar, recibir y almacenar información de forma segura y descentralizada, iniciada en torno al bitcoin, pero cuyos usos ya trascienden a los de la divisa electrónica.

Esta interconexión entre el blockchain y los seguros está destinada a mejorar la calidad de servicio, a agilizar y ampliar el acceso a los datos, a favorecer una reducción de costes, a automatizar las reclamaciones o a mejorar la detección de fraudes. Sin embargo, todos estos beneficios no deben distraer a las compañías de seguros sobre una de sus implicaciones en el medio y largo plazo: si la descentralización intrínseca al blockchain acaba generalizándose, las aseguradoras dejarán de ser gestoras de riesgo para convertirse más bien en consultoras o en facilitadoras. (¡Y ahí radica la importancia de mejorar la experiencia de cliente y estrechar lazos con sus asegurados!)


Tendencia 10
Mayor uso de la realidad aumentada

La combinación de texto, audio, vídeo y visualizaciones de datos que ofrece la realidad aumentada presenta un enorme potencial para prácticamente cualquier sector. En el caso del asegurador, por ahora se circunscribe a ámbitos como el marketing o la formación, al simplificar explicaciones complejas dirigidas a clientes y empleados.

Sin embargo, cabe esperar que en 2017 su uso se generalice en otros ámbitos en los que ya se han llevado a cabo proyectos piloto con éxito, como en la inspección de daños. En este caso, la realidad aumentada ha favorecido una mayor rapidez y menos equivocaciones en la gestión de reclamaciones.

A medida que sus costes desciendan, veremos por ejemplo cómo esta tecnología se utiliza también para inspeccionar daños en vehículos siniestrados, para realizar simulaciones tridimensionales de viviendas y detectar dónde se ubican todos los elementos susceptibles de provocar un accidente o de ser asegurados, etcétera. Esos y otros usos ayudarán a las compañías del sector a captar la atención de un mayor número de clientes, a conocerles mejor y a reducir los costes de formación de sus plantillas, por citar sólo algunos ejemplos.

Este post también está disponible en inglés.

New Call-to-action


POSTS RELACIONADOS


Tags: Banca y Seguros

Subscríbete al blog

Últimos posts