¿Qué es la identidad digital y cómo puedes protegerla?

Posted by media on 7/11/17 9:00

que_es_identidad_digital.png

La identidad digital, que también se conoce como identidad 2.0, es todo lo que nos identifica en el entorno online

En la red, además de que conservamos los mismos datos que nos identifican en el mundo offline, nuestra identidad se ve completada a través de todo lo que hacemos: comentarios en publicaciones, likes en Facebook, retweets, fotos en Instagram, peticiones que firmamos en Change.org, etc.

Todo este conjunto de acciones online contribuyen a formar la percepción que los demás tienen sobre cada uno de nosotros. En un contexto en el que el robo de identidades digitales está a la orden del día, ¿cómo podemos proteger nuestra identidad digital?

Este post también está disponible en inglés.

 

¿Qué es la identidad digital?

Como comentábamos en nuestro post ¿Qué significa identidad digital y qué derechos están asociados a ella?, nuestra identidad en el mundo analógico está formada en base a una serie de rasgos característicos - nombre y apellidos, fecha de nacimiento, sexo, nivel de estudios, etc.

Algunos de estos rasgos se recogen en nuestro DNI, que es un elemento asociado a nuestra identidad analógica. En el entorno digital, cada uno de nosotros conserva esos mismos datos identificativos, pero nuestra identidad 2.0. también se forma en base a todas nuestras acciones en internet.

qué_significa_identidad.jpg

 

¿Cómo nos identificamos en internet?

Con el desarrollo de internet, cada vez compramos más online y accedemos a muchos servicios a través de la red. Por poner unos ejemplos, realizar la compra online o ejecutar operaciones bancarias desde la app móvil de tu banco es cada vez más común.

Ello es sin duda un gran avance, pero también supone retos importantes en cuanto a la seguridad de nuestra identidad digital y a la privacidad de nuestros datos personales en la red.

En ese sentido, uno de los principales retos es desarrollar sistemas para que cualquier persona pueda demostrar su identidad en el ámbito digital. Es decir, que cada quién pueda probar que es quien afirma ser cuando quiera comprar o acceder a un servicio online.

A partir de aquí surgen los conceptos de identificación y autenticación (o autentificación) online. Mientras que identificarse es decir quién eres, autenticarte es demostrar que eres quien dices ser.

Normalmente, para acceder a un servicio online, te identificas a través de tu nombre y/o email, y te autenticas a través de tu contraseña. Hemos hablado de ello con más detalle en nuestro post Cómo verificar la identidad digital de tus clientes.

Dado el aumento de la ciberdelincuencia en los últimos años, y en concreto el robo de identidades digitales, los sistemas de autenticación se están volviendo cada vez más sofisticados. Un ejemplo de ello sería el sistema de reconocimiento facial de Apple, Face ID.

Este sistema cambia la huella dactilar por el rostro para que los usuarios del Iphone X se puedan autenticar y acceder a su terminal, verificar pagos con Apple Pay o pagar en la App Store.

concepto_de_identidad.jpeg

 

¿Cómo proteger nuestra identidad digital?

El robo de identidades digitales es uno de los ciberdelitos más frecuentes.

Si te roban tu identidad digital, además de que el ciberdelincuente puede acceder a tus cuentas bancarias o realizar compras en tu nombre, también puede dañar tu reputación en las redes sociales.

Para proteger tu identidad en la red, primero debes de ser muy consciente de que el robo de identidades digitales está a la orden del día. Mañana podría pasarte a ti.

Y segundo, es muy recomendable que pongas en práctica los siguientes consejos:

  1. No utilices redes wi-fi desprotegidas o públicas

    Las redes wi-fi gratuitas, que ofrecen en bares, restaurantes o cafeterías, o las redes wi-fi públicas no suelen tener cifrado WPA o WEP, con lo cual no son seguras.

    Por eso, si tienes que conectarte a algún tipo de servicio que contenga tus datos personales, o información personal sensible, no utilices estas redes. Si debes hacerlo, al menos asegúrate de que puedes navegar de forma segura, accediendo sólo a páginas que usen el 

    protocolo https.

  2.  No utilices páginas web desprotegidas
    Enlazando con el punto anterior, y a pesar de que puedas estar usando una wi-fi privada, también es importante que sólo navegues por páginas web que utilicen el protocolo https (Protocolo Seguro de Transferencia de Hipertexto).

    Este protocolo significa que la información que circula a través de estas páginas web está encriptada, con lo cual nadie la pueden interceptar.

  3.  Utiliza contraseñas seguras y cámbialas regularmente
    Para todos quienes tenemos conocimientos básicos de informática, las contraseñas son nuestro principal recurso para proteger nuestra identidad digital. Y quizás no les damos la relevancia que tienen.

    Las contraseñas seguras deben tener como mínimo 16 caracteres, combinar mayúsculas, minúsculas y caracteres alfanuméricos. Y no se debe utilizar la misma contraseña para dos servicios distintos.

    Como es difícil memorizar todas las contraseñas que utilizamos, sobre todo si empezamos a utilizar contraseñas seguras, es muy recomendable utilizar un 

    gestor de contraseñas.

  4.  Actualiza tu software regularmente
    Tanto si utilizas Windows como Mac, los sistemas operativos se actualizan con cierta frecuencia. Cada vez que se lanza una nueva actualización de software, aparece un aviso en tu ordenador que te pregunta si quieres proceder a actualizarlo. (En algunos casos se actualiza de forma automática).

    Es importante no demorar el proceso de actualización del software de tu ordenador, aunque ello suponga tener que reiniciarlo y esperar unos minutos. Cada actualización supone una versión del software mejorada, incluyendo un refuerzo en su seguridad.
  5.  
  6. Repasa los permisos y las políticas de privacidad

    Todas las redes sociales que utilizas tienen su política de privacidad, y actualmente todas te permiten que controles lo que quieres que se publique sobre ti.

    Repasa esas políticas de privacidad y revisa los permisos que concedes a cada red social. Quizás no te interesa tener perfil público en Instagram o quizás quieres aprobar cada foto en la que se te etiqueta en Facebook, para decidir si aparece o no en tu muro.

  7.  Monitoriza tu nombre regularmente
    Seguramente ya habrás buscado alguna vez tu nombre en Google para ver lo que el buscador sabe sobre ti (y lo que puede saber todo el mundo).

    Es recomendable monitorizar tu nombre en Google cada cierto tiempo, para comprobar que tu sigues teniendo el control de todo lo que aparece sobre ti en la red. Es decir, que tu has permitido que aparezca. Esto está muy relacionado con el punto anterior.

 cómo_proteger_la_identidad_digital.jpeg

 

La firma electrónica avanzada también protege tu identidad

La firma electrónica avanzada también sirve para proteger nuestra identidad 2.0.

Tanto si la firma es manuscrita - con bolígrafo sobre papel - como si es electrónica, pueden surgir dudas acerca de la identidad del firmante. Sin embargo, determinar de forma objetiva quién ha firmado un documento o contrato es mucho más fácil si la firma es electrónica avanzada.

En el caso de nuestra solución de firma electrónica avanzada, recogemos una serie de datos biométricos del trazo del firmante, y además una serie de evidencias electrónicas que dan información acerca del contexto en el que se realiza la firma.

  La tecnología biométrica de Signaturit

La solución de Signaturit no sólo captura datos únicos del dispositivo desde el que se realiza una firma (marca del dispositivo, sistema operativo...), el punto exacto en el que se realizó o la IP utilizada, sino también los puntos que integran la firma, la velocidad y aceleración con que fueron realizados y, en los dispositivos que lo permiten, incluso la presión ejercida sobre la pantalla.

De este modo, en un escenario de conflicto o disputa, puede solicitarse la repetición de la firma ante un tribunal, con el mismo dispositivo con el que la firma en cuestión fue realizada para comprobar quién efectivamente la hizo.

Ello supone reforzar la identidad 2.0 por encima de la identidad offline, ya que los datos biométricos recogidos son prácticamente imposibles de falsificar.

Por ello, la identidad del firmante está especialmente protegida si ha firmado con firma electrónica avanzada, puesto que existen evidencias objetivables que nos permitirán probar que somos nosotros los autores de la firma, o que lo fue otra persona que niega serlo.

Si quieres implementar la firma electrónica en todos los procesos de tu empresa para salvaguardar la identidad de los firmantes, ya sean empleados o terceros, no dudes en probar nuestra solución de firma electrónica avanzada.

Regístrate ahora y prueba todas nuestras funcionalidades de forma gratuita durante 14 días.

Este post también está disponible en inglés.

New Call-to-action

 

Topics: Despachos de Abogados

Subscríbete al blog

Últimos posts