4 min

¿Qué es un mandato SEPA?

¿Qué es un mandato SEPA?

Sin lugar a dudas, la creación del mandato SEPA ha conseguido homogeneizar y facilitar la realización de transferencias y domiciliaciones bancarias en el ámbito de la Unión Europea y otros países del entorno.

Así, desde los comienzos de su implantación en 2012, este formato de autorización bancaria ha agilizado un sinnúmero de operaciones, facilitando el día a día de empresas, instituciones y particulares.

Durante los últimos años, además, se ha incorporado la novedad de la firma electrónica de estos mandatos SEPA. Por tanto, se elimina la necesidad de recabar la firma manuscrita en papel, haciendo que el proceso sea todavía más rápido y sencillo.

 

¿Qué encontrarás en este post?

 

¿Cómo se genera la autorización SEPA?

Efectivamente, la generación y tramitación de una autorización SEPA es un requisito previo necesario para realizar un adeudo o domiciliación en la cuenta bancaria del deudor.

Así, este proceso consiste básicamente en elaborar un documento normalizado y recabar su firma por parte del interesado, de modo que autorice el adeudo o domiciliación de que se trate.

Entonces, específicamente, ¿qué es un mandato SEPA? Pues, precisamente, se denomina mandato SEPA a dicho documento normalizado, firmado por el deudor, a través del cual autoriza a que se carguen o domicilien en su cuenta bancaria los adeudos que correspondan.

 

New call-to-action

 

De este modo, el mandato SEPA puede tanto autorizar un cargo único, como una serie de pagos periódicos (lo que conocemos como domiciliación).

Como decíamos, este proceso normalizado tiene su origen en una normativa europea. En concreto, se trata del Reglamento UE 260/2012, por el que se establecen requisitos técnicos y empresariales para las transferencias y los adeudos domiciliados en euros.

Entre otras cosas, este reglamento indica minuciosamente cómo debe ser el documento de mandato SEPA, como ahora veremos.

 

El documento SEPA: características y contenido mínimo

De acuerdo con la citada normativa europea, el documento modelo SEPA debe incluir una serie de datos obligatorios:

  • Indicación expresa de que se trata de un mandato de adeudo directo SEPA
  • La referencia única del mandato, así como el esquema o tipo de pago (SEPA CORE o B2B)
  • Respecto del deudor:
    • Su nombre y domicilio
    • El IBAN que identifica la cuenta bancaria en la que se va a producir el adeudo o domiciliación, así como el código BIC
  • Respecto del acreedor:
    • Su nombre
    • El correspondiente identificador
  • El tipo de pago de que se trate (pago único, domiciliación con pagos recurrentes, etc.)
  • La fecha de firma, así como la propia firma del deudor

No obstante, el diseño formal del documento de mandato SEPA es libre, siempre que contenga los datos mínimos obligatorios que acabamos de mencionar.

De hecho, al final de este artículo encontrarás un modelo de mandato SEPA, que puedes descargarte de forma totalmente gratuita.

En cualquier caso, puedes consultar la regulación legal de este documento en el artículo 5 y en el anexo del Reglamento UE 260/2012.

 

¿En qué países se aplica este modelo de orden bancaria?

Actualmente, el sistema de mandatos SEPA está vigente en 36 países del continente europeo. En concreto, se trata de:

  • Los países miembros del Espacio Económico Europeo (compuesto por los veintisiete estados de la Unión Europea más Liechtenstein, Islandia y Noruega)
  • Andorra
  • Mónaco
  • San Marino
  • Suiza
  • Reino Unido
  • Ciudad del Vaticano Estado

De hecho, la denominación SEPA hace referencia a la expresión «Single Euro Payments Area», es decir: «zona única de pagos en euros».

De este modo, a partir de esta normativa común, se eliminan las diferencias que existían anteriormente entre pagos nacionales e internacionales. Por tanto, dentro del espacio SEPA, se aplicarán unas mismas normas, condiciones y comisiones, con independencia del país de origen y destino de que se trate.

Así, el propio Reglamento UE 260/2012 indica que «la creación de un mercado integrado de pagos electrónicos en euros, sin distinción entre pagos nacionales y transfronterizos, es necesaria para un adecuado funcionamiento del mercado interior. Para ello, el proyecto de zona única de pagos en euros (SEPA) persigue la implantación de servicios de pago comunes a toda la Unión que sustituyan a los actuales servicios de pago nacionales.»

 ¿En qué países se aplica este modelo de orden bancaria?

 

¿Cómo se tramita una orden SEPA?

Actualmente, la tramitación de las órdenes o mandatos SEPA puede realizarse de forma 100% electrónica (a través de la firma digital) o parcialmente en papel. Dado que en el siguiente apartado veremos en profundidad la tramitación con firma digital, ahora nos centraremos en la otra modalidad.

Efectivamente, la vía habitual para tramitar un mandato SEPA venía siendo la siguiente:

  • El acreedor envía al deudor el modelo de documento de mandato SEPA en formato papel. Por tanto, debe remitirse por correo postal, servicio de mensajería o, en su caso, tramitarse in situ.
  • Una vez recibido, el deudor procede a completar los datos correspondientes, como veíamos en el apartado anterior.
  • El siguiente paso es la firma manuscrita del mandato SEPA por parte del deudor.
  • A continuación, debe devolver el documento firmado al acreedor. De nuevo, ha de remitirse el documento físico por algún sistema de envío postal, salvo que se esté tramitando de forma presencial.
  • Una vez lo haya recibido, el acreedor trasladará la información del documento a un formato electrónico, que luego remitirá a la entidad bancaria que corresponda.
  • Con esa información, el banco procederá a ejecutar los cargos que procedan, en las fechas indicadas en el mandato.

Por supuesto, el documento de mandato SEPA debe archivarse para acreditar la procedencia de los cargos bancarios que se vayan a realizar.

 

La firma electrónica y el mandato SEPA

Efectivamente, el desarrollo y generalización de la firma electrónica añade mayor agilidad y comodidad al tradicional procedimiento de tramitación de mandatos SEPA en formato papel.

En este sentido, los pasos a seguir son muy similares al caso anterior, pero sin necesidad de utilizar documentos en papel ni firmas manuscritas y, por tanto, sin tener que enviar el mandamiento por correo postal o firmarlo in situ.

 

New call-to-action

 

Por tanto, el procedimiento paso a paso sería el siguiente:

  • El acreedor remite el modelo de documento de mandato SEPA al deudor por vía electrónica.
  • Una vez recibido, el deudor debe cumplimentar los datos precisos que se indiquen en el formulario electrónico.
  • Después de que haya rellenado el mandato, el deudor procederá a su firma electrónica (mediante certificado digital o tecnología equivalente). Dependiendo de la herramienta o proveedor utilizados, el procedimiento de firma podrá ser ligeramente distinto. No obstante, en todo caso, resulta rápido y sencillo de ejecutar. Recuerda que puedes probar la aplicación de firma digital gratis de Signaturit, para conocer de primera mano cómo funciona en la práctica.
  • Una vez cumplimentado y firmado electrónicamente, el documento de mandato SEPA se devuelve automáticamente al acreedor, también por vía electrónica.
  • Al recibirse el documento, se extraen automáticamente los datos en formato electrónico y se tramita la orden para proceder a los cargos en cuenta que correspondan en cada caso.

how_to_sign_mobile_ES2

 

Por tanto, gracias a la incorporación de la tecnología de firma electrónica a este sector, la tramitación de un mandato SEPA gana en rapidez, simplicidad y comodidad, tanto para el deudor como para el acreedor y la entidad bancaria. De este modo, lo que ya era un procedimiento ágil y sencillo, lo será en mucha mayor medida.

 

New Call-to-action

Comentarios