5 min

RegTech: tecnología al servicio del cumplimiento legal y normativo

07-banner-blog-regtech

En los últimos años se han dado de forma simultánea dos fenómenos opuestos: por un lado, el avance imparable de la economía y la transformación digital, que ha provocado profundas disrupciones en el funcionamiento de determinados sectores y el surgimiento de nuevos modelos de negocio; y, por otro, la crisis económica iniciada con la quiebra de Lehman Brothers en 2008, que interrumpió una tendencia global hacia la desregularización para someter a determinados sectores, en concreto al sector financiero y al sector asegurador, a nuevas y complejas normas.

La coincidencia en el tiempo de esa crisis económica global, junto con la mayor exigencia regulatoria aplicada a los bancos y compañías de seguros, ha provocado el nacimiento de nuevas empresas tecnológicas dentro de un nuevo subsector del fintech: el RegTech.

En este post explicamos qué es el RegTech, cuáles son sus ámbitos de aplicación, sus beneficios y cómo se presenta el futuro para aquellas empresas que operan en este nuevo subsector que también se vale de la tecnología para eliminar ineficiencias y facilitar el cumplimiento legal y normativo en la era digital.

¿Qué encontrarás en este post?


Contexto: el nacimiento del subsector RegTech

Los dos fenómenos opuestos mencionados en la introducción de este post son los que han provocado que la situación de bancos y aseguradoras haya cambiado tanto en la última década:

  • Por un lado, startups de nueva creación están recortando sus cuotas de mercado operando en espacios que la regulación no ha podido abordar todavía.
  • Por otro, el cumplimiento de las nuevas normas que surgieron después de la crisis, precisamente para evitar una nueva crisis global, para reforzar la lucha contra el blanqueo de capitales, la financiación de grupos terroristas o la suplantación de la identidad digital, les obliga a destinar grandes volúmenes de recursos para asegurar su riguroso cumplimiento.

Las grandes entidades financieras han provisionado de media en los últimos años hasta 1.000 millones de euros para cumplir con los nuevos requisitos normativos.

Fuente: Regtech o cómo la tecnología también ayuda a cumplir con la ley - BBVA.


New call-to-action

 

Pero, ¿qué es el RegTech?

El sector financiero es uno de los más regulados por los gobiernos de la mayoría de países, y más aún cuando irrumpen nuevas tecnologías que requieren de cierta supervisión. 

El regulador británico FCA (siglas de Financial Conduct Authority) define el RegTech –fruto de la unión de los términos regulation and technology– como “la adopción de nuevas tecnologías para facilitar el cumplimiento de requisitos regulatorios”.

Así, cuando hacemos referencia a este término, estamos hablando de la gestión de un conjunto de procesos regulatorios propios de la industria financiera a través de la tecnología. 

De esta forma, se establece una relación entre dos empresas, por ejemplo, en la que una ayuda a otra para cumplir la normativa legal vigente de una manera más eficiente y, por supuesto, menos costosa.

Esta comunidad de empresas de tecnología es la encargada de resolver los retos y desafíos a los que se enfrentan en la actualidad la economía global impulsada tanto por la tecnología como por la automatización. 


El RegTech es un subsector del fintech destinado a favorecer un win-win para los reguladores, las entidades sujetas a regulación, el ecosistema emprendedor y los consumidores.


 

Beneficios del RegTech

Las ventajas que presentan las RegTech van más allá de la mayor rapidez en el cumplimiento normativo. Suponen también lo siguiente:

  • Mayor eficiencia y menores costes dedicados a compliance.
  • Mayor precisión en el reporting del cumplimiento regulatorio
  • Mayor facilidad para identificar riesgos proactivamente antes de incurrir en una brecha normativa.
  • Mayor escalabilidad de los sistemas de gestión de riesgos de las empresas.

En última instancia, además, una mayor exhaustividad regulatoria y un mayor grado de cumplimiento derivan en mayor seguridad para los consumidores y en un mejor gobierno corporativo de las compañías que les ofrecen productos y servicios. En resumen, todos ganamos.

De este modo, entre los beneficios clave de los servicios de RegTech encontramos:

  • Detección y anticipación ante posibles abusos dentro del mercado

Las RegTech, gracias a un procesamiento de datos del mercado más rápido y eficiente, tienen la capacidad de detectar posibles abusos de mercado mucho antes de que solía hacerse hasta ahora. Esto es de gran utilidad para aquellas empresas que temen que los reguladores posean más información que sus propios equipos de cumplimiento, una preocupación muy común dentro del sector financiero. 

  • Mejor solución de escalado

La tecnología RegTech ofrece flexibilidad y diferentes vías para el crecimiento -que van más allá de los rígidos sistemas de gestión de riesgos empresariales-, lo que la convierte en una tecnología sostenible, transfronteriza y escalable. 

  • Mejor experiencia del cliente

Con una tecnología RegTech adecuada, ofrecer una mejor experiencia a nuestros clientes es posible. Gracias a estas herramientas, ya sea por inteligencia artificial o por aprendizaje automático, se logran soluciones sólidas de detección de fraude así como transacciones más fluidas y seguras. 

  • Mejor gestión del riesgo cibernético

Actualmente, la seguridad financiera es una de las áreas donde el enfoque regulatorio se centra más ya que los proveedores externos siempre representarán cierto riesgo para las empresas con las que colaboran. Así, la tecnología RegTech permite abordar, a través de un sistema de alerta temprana, estas amenazas potenciales andes de que produzcan daños significantes.

Retos, tecnologías y ámbitos de aplicación

La evolución ideal del RegTech requiere un diálogo constante y una cultura de la colaboración entre cuatro actores clave: los reguladores, las entidades sujetas a su regulación, las firmas de servicios profesionales que asisten a esas compañías en su compliance, y el ecosistema de empresas RegTech.

Sólo la colaboración permitirá afrontar retos como las restricciones legales en el uso de datos, la falta de estandarización de la información, la desactualización de algunos portales de reporting o la incertidumbre regulatoria en determinados ámbitos.

A día de hoy, las tecnologías que el RegTech puede poner al servicio de una regulación más integrada y ágil son diversas. Algunas de ellas: la inteligencia artificial y el machine learning, el big data, la biometría, el blockchain, la visualización de datos o el uso de la nube.

Esta última constituye la base de un nuevo concepto: el del RaaS –o regulation as a service (del inglés, la regulación como un servicio)–, una nueva acepción del SaaS en la que las soluciones que las empresas emplean para cumplir una determinada regulación tienen la capacidad de adaptarse automáticamente a los cambios que puedan producirse en esa norma.

Las áreas en las que destacan las firmas de RegTech abarcan por ejemplo la monitorización de transacciones, los procesos de identificación y verificación de clientes, el desarrollo de modelos predictivos o la detección de fraudes.


El futuro del RegTech y el papel de las empresas

En paralelo al despliegue de este ecosistema, algunos reguladores nacionales ya han dado pasos para reconocer la contribución de estas empresas y cimentarla en bases oficiales más sólidas: la FCA y la PRA británicas, por ejemplo, ya anunciaron  su intención de dar apoyo a la adopción generalizada del RegTech en el Reino Unido.

Desde las empresas, nuestra responsabilidad consiste en preguntarnos en qué medida debemos adoptar soluciones RegTech, y eso pasa por responder de forma honesta y urgente tres cuestiones fundamentales:

  1. ¿Opera nuestra compañía en un sector muy regulado, en que el incumplimiento de sus normas puede entrañar graves riesgos?
  2. ¿Disponemos de suficientes datos sobre en qué medida cumplimos las regulaciones a las que estamos sometidos en los distintos mercados en que operamos?
  3. ¿Estamos enfrentando retos y complejidades en nuestro intento de establecer una cultura del riesgo y el cumplimiento normativo sólida y estable?

Si la respuesta a una o varias de estas preguntas es “sí”, ha llegado el momento de pasar de la teoría a la práctica, y empezar a pensar en qué soluciones RegTech podrías poner al servicio de tu negocio.

 

Si quieres empezar utilizando una solución que facilita a tu empresa el cumplimiento legal y normativo en lo que respecta a la firma de todo tipo de documentos y contratos, prueba hoy mismo nuestra solución de firma electrónica avanzada: tus clientes podrán firmar todos los documentos normativos que necesites desde su smartphone, en cualquier momento y lugar, y con todas las garantías legales establecidas en el Reglamento (UE) nº 910/2014, que es la ley europea que regula los servicios de electrónicos de confianza, uno de los cuales es la firma electrónica avanzada.

New Call-to-action


POSTS RELACIONADOS